Sistemas de Antorcha AC

Antorchas elevadas sencillas con llama visible y mínimo control sobre el proceso de combustión.

  • Llama abierta, antorcha elevada
  • Llama pre-aireada
  • Control manual de la temperatura de la llama
  • Baja luminosidad
  • Mando de control para manejar la altura de la llama

Datos técnicos

  • Caudal de esta gama estándar: de 250 a 10.000 Nm3 / h
  • Aumento de presión a través de gas de refuerzo: 150 mbarg (aprox.)
  • Temperatura de la llama: de 800 a 1000 º C
  • Tiempo de retención: no hay información
  • Concentración de metano mínima para combustión de forma sostenida: 20%

La gama AC de antorchas ha sido diseñada para ofrecer cierto grado de control sobre el proceso de combustión en un quemador de llama elevada. El diseño de la punta del quemador está basado en el principio de combustión pre-aireada ofreciendo la posibilidad de una llama breve e intensa, no luminosa, en oposición a la llama de punta amarilla,alargada y débil, típica de quemadores de difusión.

La temperatura de la llama se mantiene en un intervalo de 800 a 1000 º C, dependiendo de la concentración de metano, el caudal y las condiciones de viento predominante.

El encendido es automático al poner en marcha la antorcha y, en caso de fallo de la llama,intentará encenderse automática mente durante un período de tiempo definido por el operario.

La unidad puede funcionar como una estación de ventilación y dispersión, si los niveles de gases son tales que no pueda mantenerse la combustión.

El operario tiene la opción adicional de ejecutar la unidad en modo "funcionamiento continuo". En caso de fallar la llama, la unidad intentará volver a encenderse durante el tiempo que haya determinado el operario y luego continuar funcionando como un respiradero, en caso de no producirse el encendido.

Esta última característica es particularmente útil cuando los niveles de metano están cayendo y es importante mantener el control de la migración funcionando, independientemente de si la combustión se está produciendo o no.

Si bien el aparato está diseñado para proporcionar un mayor control sobre el proceso de combustión, no es capaz de proporcionar el control de temperatura de la llama, requerido por las normas de emisión que están entrando actualmente en vigor.

Con una antorcha elevada, prácticamente no hay control posible del aire de combustión secundario, ese aire que se mezcla con los gases de combustión después del orificio del quemador, y el factor de dilución variará, por ejemplo, con las condiciones del viento.

En determinadas condiciones ambientales, una temperatura de llama de 1.000 º C puede mantenerse con una estabilidad razonable pero, si el porcentaje de metano es bajo y la velocidad del viento es alta, será muy difícil acercarse a esa cifra.

Realmente, no es posible obtener tiempos de permanencia prolongados a altas temperaturas con una antorcha elevada.
Este es un factor presente en todos los sistemas de antorcha elevada.

Para antorchas que cumplan las condiciones de combustión requeridas por las normas vigentes, es necesario pasar a unidades de la gama SC, la gama MC y la gama RB.

 

 

 

Descargas hojas (en Inglés):
Sistemas de Antorcha AC



Volver a la página anterior